Era mi aire

conquistar-el-amor (1)Tomado de: desdeesteladodelaisla.wordpress.com
Por Adriel Bosch Cascaret
Era mi aire y lo supe después. La tuve, fue mía y de nadie más, la amé y me amó, y aunque han pasado los años, me es difícil olvidar su cuerpo desnudo, su pelo rizo cayendo sobre la espalda, buscando las cordilleras bien definidas que se dibujaban con sencillez comestible, palpable sobre el centro de su silueta al fondo.
Tampoco se me aleja la imagen de la sonrisa amplia, las manos firmes, la mirada picara, de sus costumbres raras, de sus miedos e inseguridades, del estimulante cariño casi excesivo, de los y atenciones, de sus húmedas zonas de goce, de retozo, de placer, de sus dos mogotes frontales que podían por si solos darme fuerzas para el nuevo día.
La amé, lo supe cuando no la tuve, cuando ella ya era libre, y sobre todo cuando ya no lo era. Lo supe cuando vinieron otras y no pudieron disminuir el brillo de su recuerdo, cuando sus cuerpos cuan ofrendas no pudieron calmar mi sed de amar, solo ahí supe que ella fue la escogida y la deje ir por andar mirando los errores de uno y otro, las pocas cosas malas, normales en una relación mientras la comunicación y la voluntad de superar los escollos mantenga el equilibrio.
Ya no la tengo cerca, nos separa la distancia, el tiempo, y la vida, solo nos quedan los recuerdos, las esporádicas conversaciones en Facebook, o las aun más inusuales llamadas telefónicas.
La tengo lejos, pero sin embarco la siento tan cerca, así me lo recuerdan cada día los mismos caramelos de café que tanto intercambiamos, la esquina del parque Martí donde nos sentábamos a mirar la vida citadina desde una misma dirección, los amigos y amigas de aquellos tiempos que todavía me frecuentan, y hasta su foto y sus postales guardadas en un rincón visible del armario.
Más triste aun, es que otras que han llegado después, más que hacerme olvidarte solo te traen más visible a mi mente, me recuerdan tus detalles, tus manías, tus pasiones.
Espero que pases, ya es hora de que alguien más ocupe el lado dedicado a la mujer amante, amiga, compañera, en mi corazón, pido que llegue, y aunque dicen que en las cosas del amor se debe andar sin apuros, espero no tarde, porque este puñal que me presiona el corazón duele demasiado, y así se hace tortuoso el camino a la felicidad y el amor.
corazon-enamoradoCanción: Era mi aire
Canta: Buena Fe
Hubiera sido hermoso que lo dijeran
las hojas sobre la acera,
el viento tras las banderas,
la puesta de sol.
Mas la verdad no me dijeron nada
decenas de baladas
por radio y televisión.
Tampoco me hablaron
la letra del año,
tu pelo castaño,
aquel tarot.
No hubo un indicio
de algún maleficio
sacando de quicio, a mi razón
(1)Me enteré por otro cuerpo que tu amor, ya era mi aire
porque cada movimiento fue un error, quieta la sangre,
y extrañé cada centímetro de ti
y todo cuanto di buscaba en vano solo hallarte.
Y me enteré por otro cuerpo de tu amor, y mi egoísmo
me quemaba imaginar o suponer, a ti en lo mismo,
por miedo, por respeto, por cariño o por los tres
se que nunca te diré que desde otro beso fui a buscarte.
Yo fui a buscarte. (2)
Y ahora me lo gritan con voz severa
las hojas sobre la acera
el viento tras las banderas
la puesta de sol.
Me apuntan como si flechas, y yo diana,
decenas de baladas
por radio y televisión
Lo anuncian con daños
la letra del año,
tu pelo castaño,
cualquier tarot.
Y todo conspira
para que tu vida
me quede a medida
en cada rincón
(1) – (2)

Anuncios

¿Serán magos los reyes?

Reyes magosPor: Yisel Reyes Laffita
Para un cubano, que su salario promedio ronda entre los 12 y 14 pesos (hablando en CUC), que un juguete, medio responsable, cueste aproximadamente 10, sí, tienen que ser magos.
Lo cierto es que aunque en Cuba se ha perdido un poco la tradición, en parte por los niveles adquisitivos de la mayoría de los cubanos, desde hace unos cuantos años atrás se trata de recuperar, pero con esos precios celestiales no hay quien de con la verdad.
Aunque mi bebé tiene solo cuatro años desde hace más de dos me propuse educarlo bajo esas costumbres, así que desde hace varias semanas me aventuré a la misión imposible de encontrar un juguete adecuado para él con un precio que se ajustara a mi.
Lo de misión imposible porque no fue hasta ayer que pude encontrar uno que calificara en cualquiera de las dos ligas, y hasta ayer, porque era el juguete o la vida, así que me vi obligada a coger lo que apareciera o a ver a mi pequeño desilusionarse porque los reyes magos no llegaron a tiempo.
¨Mamita quiero que los reyes me traigan un robot, un disfraz o un carro de control remoto¨ y yo más ingenua que él le contesté si mi cielo pórtate bien, come solito y respeta a los mayores y los reyes escucharán tu pedido.
Digo que más ingenua porque cuando vi que un robot costaba 40 CUC (Pesos convertibles) que es el equivalente a mil pesos cubanos y un carro de control remoto 80 CUC, saquen cuenta, y que ni en los centros espirituales había disfraz, entonces la que tuvo que volverse maga fui yo.
Primero tuve que cambiar la historia y decirle que los reyes eran muy pequeños y no podían con tanto peso, que a medidas que él creciera, ellos también lo hacían, y cosas por el estilo, no me gusta mentirle a mi hijo pero necesito tiempo para reunir lo suficiente para un juguete de los de su lista.
No se muy bien bajo que leyes del mercado nos regimos en Cuba, o no es problema de saber sino de entender, pues con patines que cuestan 34 CUC, carros de más de 20 y aviones de igual precio, valorando el CUC a 25 pesos en moneda nacional y a casi un dólar americano, debo dejar de vivir (comer, aseo personal, ropa, teléfono, corriente….) unos cuantos meses para poder complacer a mi hijo una vez al año.
Y eso sin contar la mala calidad de los juguetes de hoy, que de mirarlos se rompen o te dan ganas de llorar cuando ves que en algo de menos de 30 centímetros se te va el salario de un mes.
Tampoco entiendo el por qué tenemos que extranjerizarnos de tal manera que no exista ni un solo juguete nacional en el mercado, los personajes de Toy Story son muy monos, al igual que Ben 10 con todos sus artefactos, pero por qué no puedo encontrar a Elpidio, Palmiche o a Matojo.
Incluso el extranjero me lo pueden vender en divisa y el nacional en su peso, o como quieran,siempre y cuando lo pongan al alcance del cubano trabajador que no cobra más de 20 CUC, que pueda además de complacer a su hijo no tener que volverse mago para subsistir lo que queda del mes.