¿Jugando bajo la lluvia?

Diana

DSC_0996A nadie le gusta ver llover sobre lo mojado, sin embargo, el equipo de béisbol guantanamero, más conocido como los Indios Guerreros del Guaso, no nos deja otra alternativa que sufrir con los chubascos de decepciones que cada año significa su actuación dentro de las series nacionales de la pelota cubana.

Ver la entrada original 590 palabras más

Anuncios

Acere, que fula se pone el puro

Lenguaje en CubaPor: Yisel Reyes Laffita
“Oye chama eso fue conmigo, porque yo si soy tremendo presidiario y descargo pa tra” le gritó en un ómnibus público, el chofer a un joven que entre un grupo de estudiantes se coló en la guagua, y el cual al parecer le dijo una palabrota al conductor que no alcancé a escuchar.
Pero sea lo que sea que el muchacho le pudo profesar al hombre, y a pesar de que se quiere imponer el modelo de “que la juventud está pérdida”, esas palabras, aunque ya cotidianas, no dejan de ser vulgares y callejeras.
Y no es que me moleste del todo, porque nos hemos acostumbrado de tal manera a utilizar en el lenguaje cotidiano algunas palabrejas y expresiones indefinibles, que aplicadas de manera totalmente impensada pero bastante precisa, y en el momento que nos parece más adecuado, son bien entendidas.
Pero de usarlas como una jerga común e ingenua a “soltarlas” en cualquier esquina o lugar, va mucho, hay quien las dice “tan fresco como una lechuga”, como si fueran chistes o las últimas inclusiones en el Diccionario de la Real Academia.
Y ciertamente aunque ya la RAE admite léxicos como espanglish, inculturación, papamóvil, SMS, e incluso “Acojonamiento”, o como decimos los cubanos “encabronamiento”, creo que Cervantes debe estar revolcándose en su tumba cada vez que un “cubaniche” “suelta” una.
En nuestro país se oye mucho “Asere”, “Monina”, “Que bolá”. Así como otras que se usan en el lenguaje callejero. Algunas las conozco de toda la vida, pero otras van de lo sublime a… todos saben donde.
En la actualidad las madres no son madres, ahora son “puras” y un muchacho no es inteligente, más bien está “bola‘o”,”sopla‘o” o “escapa ‘o. Hoy los amigos son “socios” y “consortes”, y las mujeres “jevitas”, un carro es un “ladrillo” o una “bala”… Ya nadie facilita un encuentro amoroso, sino “pone una piedra”, y no se bebe una cerveza: “se echa una birra”.
Generalmente somos los jóvenes quienes cultivamos la jerga marginal, porque, erróneamente, pensamos que nos hace más “modernos” o tememos ser rechazados por un grupo social determinado. A veces, no comprendemos que con nuestra actitud dificultamos la comunicación entre los seres humanos.
Sin embargo, las cuasi palabras inexorablemente no cambian con el correr de los tiempos y las generaciones, y se trasmiten de padres a hijos de tal forma que no se quedan al pasar los 30 años, sino que como el conductor de la guagua nos ¨coje¨ la tercera edad en esa inculturación.
Expresarse de forma correcta no significa decir metáforas, ni locuciones “cultas” en todo momento. En reuniones informales, entre amigos, se admiten ciertas frases, sin vulgaridad permanente, porque realmente a veces ni siquiera nos damos cuenta que las usamos.
Y si alguna vez fuese decretada su prohibición, sería para nosotros un buen castigo, pues pasaríamos mucho trabajo para expresar determinadas impresiones, emociones y pasiones con las cuales a diario solemos confrontarnos. Pero ahí radica el verdadero encanto, en saber cómo hablar según el lugar y las circunstancias.
El idioma forma parte de la identidad personal y de los pueblos. Ese privilegio nos confiere gran responsabilidad, la cual debemos asumir seguros de su trascendencia. Tenemos que fomentar el buen hablar para evitar que vocablos soeces se arraiguen.

¿El hombre tiene punto G?

punto_g_masculinoToda la región sexual masculina tiene muchas terminaciones nerviosas, pero no existe la comprobación fisiológica de un punto G masculino que concentre más sensibilidad de lo normal. Esta es la posición de la mayor parte de los urólogos, pero muchos sexólogos defienden que los hombres tienen un órgano capaz de producir placer de forma incontrolada cuando es estimulado: la próstata; una glándula localizada debajo de la vejiga que, junto con la vesícula seminal, produce semen. La única forma de tener acceso a la próstata es a través del ano, exactamente como los urólogos hacen en los exámenes de tacto rectal.
Es una curiosidad que me robé de un blog y quería compartir, jaja

Venta de carros en Cuba: Se acabó el abuso, llegó la indignación

PeugeotPor: Yisel Reyes Laffita
Cuando vi los precios de los carros que supuestamente podemos comprar los cubanos no pude hacer más que reírme, realmente ahora que lo pienso no se si de la indignación o si del hecho de que ni reencarnando en una exitosa periodista del mejor periódico del mundo pueda comprarlo.
Pero lo cierto es que me reí, recuerdo que una amiga me preguntó: viste, ya te puedes comprar un carro, y le contesté si, de juguete, y a otro, que no, para qué, me gusta hacer ejercicios.
Sin embargo debo admitir que mi falta de curiosidad no es la misma de mis coterráneos pues toda una ola se ha levantado desde el pasado 3 de enero, cuando entró definitivamente en vigor el decreto que permite a los cubanos “adquirir ciclomotores de combustión interna, motocicletas, autos (…)”, y que según el catálogo que comenzó a circular, el automóvil nuevo más barato vale 91 mil pesos convertibles y el de uso más barato vale 21 mil pesos convertibles.
Como me dijo un amigo, no creo que sea necesario reproducir los numerosos sentimientos de indignación que sienten casi todos los cubanos que han podido hacerse de los precios, o sea los que están en el extranjero y pensaron que podían ayudar a su familia con algo más que una remesa mensual.
Pues el cubano de a pie está más preocupado por como llega a fin de mes y se hace de cosas más alcanzables como comida, vivienda o ropa. Porque algo hay que significar, le ronca que un carro le pueda costar a un cubano más de 200 mil CUC cuando más de la mitad de los que viven en la isla nunca han visto mil de un solo golpe.
Eso sin contar que te puede costar hasta el triple de lo que cuesta una casa, porque seamos sinceros en Cuba no hay quien tenga ese dinero, porque si lo tenía ya no vive en Cuba, y si lo tiene y aún vive ya se agenció uno moderno, pero de esos que vendieron los que cumplen misión internacionalista con carta y todo, y que les salió en menos de 40.Catálogo de venta
Sin embargo no voy a tratar de interpretar las razones de la política económica y social, porque por un lado hablamos de solucionar el problema del “deterioro acumulado en el transporte público”; es decir, otra medida -una de las tantas- que impone precios inverosímiles con el objetivo de recaudar divisas y reinvertirlas en algo que beneficie a todo el pueblo y que esta vez ha llevado a otorgarle a un Peugeot el mismo valor que un Ferrari tiene en el mercado automovilístico internacional. Y tratar de justificar las tarifas se convertiría en un arma de doble filo, así que ni lo intento.
Pero como leí en un blog de una colega, que trató de encontrarle lógica al asunto, al parecer todo está en subir el precio para sostener, en éste caso específico, el transporte público.
Pero igual, sino eres ¨deportista¨, ¨doctora¨ o ¨artista¨ no te puedes hacer ilusiones pues te pasaras unas cuantas vidas de trabajo sin tocar un medio para otra cosa, o sea, misión imposible.
Pero igual que todo después de la “furia” inicial, los ¨modelitos¨ seguirán en las tiendas muertos de la risa y el aburrimiento, solo para que las personas pasen, miren y sigan, como la mayoría de las mercancías que se pudren en las tiendas recaudadoras de divisas, creo que debemos revisar el problema con los precios, porque no vender no nos llevará a mejorar la economía y los problemas del pueblo, pero bueno, eso es solo una sugerencia.
Mientras sigo en mi bicicletita, haciendo botella y ejercicios, pensándome una vida mejor dónde soñar no me salga tan caro y comprar un carro sea más que una utopía.

¿Serán magos los reyes?

Reyes magosPor: Yisel Reyes Laffita
Para un cubano, que su salario promedio ronda entre los 12 y 14 pesos (hablando en CUC), que un juguete, medio responsable, cueste aproximadamente 10, sí, tienen que ser magos.
Lo cierto es que aunque en Cuba se ha perdido un poco la tradición, en parte por los niveles adquisitivos de la mayoría de los cubanos, desde hace unos cuantos años atrás se trata de recuperar, pero con esos precios celestiales no hay quien de con la verdad.
Aunque mi bebé tiene solo cuatro años desde hace más de dos me propuse educarlo bajo esas costumbres, así que desde hace varias semanas me aventuré a la misión imposible de encontrar un juguete adecuado para él con un precio que se ajustara a mi.
Lo de misión imposible porque no fue hasta ayer que pude encontrar uno que calificara en cualquiera de las dos ligas, y hasta ayer, porque era el juguete o la vida, así que me vi obligada a coger lo que apareciera o a ver a mi pequeño desilusionarse porque los reyes magos no llegaron a tiempo.
¨Mamita quiero que los reyes me traigan un robot, un disfraz o un carro de control remoto¨ y yo más ingenua que él le contesté si mi cielo pórtate bien, come solito y respeta a los mayores y los reyes escucharán tu pedido.
Digo que más ingenua porque cuando vi que un robot costaba 40 CUC (Pesos convertibles) que es el equivalente a mil pesos cubanos y un carro de control remoto 80 CUC, saquen cuenta, y que ni en los centros espirituales había disfraz, entonces la que tuvo que volverse maga fui yo.
Primero tuve que cambiar la historia y decirle que los reyes eran muy pequeños y no podían con tanto peso, que a medidas que él creciera, ellos también lo hacían, y cosas por el estilo, no me gusta mentirle a mi hijo pero necesito tiempo para reunir lo suficiente para un juguete de los de su lista.
No se muy bien bajo que leyes del mercado nos regimos en Cuba, o no es problema de saber sino de entender, pues con patines que cuestan 34 CUC, carros de más de 20 y aviones de igual precio, valorando el CUC a 25 pesos en moneda nacional y a casi un dólar americano, debo dejar de vivir (comer, aseo personal, ropa, teléfono, corriente….) unos cuantos meses para poder complacer a mi hijo una vez al año.
Y eso sin contar la mala calidad de los juguetes de hoy, que de mirarlos se rompen o te dan ganas de llorar cuando ves que en algo de menos de 30 centímetros se te va el salario de un mes.
Tampoco entiendo el por qué tenemos que extranjerizarnos de tal manera que no exista ni un solo juguete nacional en el mercado, los personajes de Toy Story son muy monos, al igual que Ben 10 con todos sus artefactos, pero por qué no puedo encontrar a Elpidio, Palmiche o a Matojo.
Incluso el extranjero me lo pueden vender en divisa y el nacional en su peso, o como quieran,siempre y cuando lo pongan al alcance del cubano trabajador que no cobra más de 20 CUC, que pueda además de complacer a su hijo no tener que volverse mago para subsistir lo que queda del mes.