Acere, que fula se pone el puro

Lenguaje en CubaPor: Yisel Reyes Laffita
“Oye chama eso fue conmigo, porque yo si soy tremendo presidiario y descargo pa tra” le gritó en un ómnibus público, el chofer a un joven que entre un grupo de estudiantes se coló en la guagua, y el cual al parecer le dijo una palabrota al conductor que no alcancé a escuchar.
Pero sea lo que sea que el muchacho le pudo profesar al hombre, y a pesar de que se quiere imponer el modelo de “que la juventud está pérdida”, esas palabras, aunque ya cotidianas, no dejan de ser vulgares y callejeras.
Y no es que me moleste del todo, porque nos hemos acostumbrado de tal manera a utilizar en el lenguaje cotidiano algunas palabrejas y expresiones indefinibles, que aplicadas de manera totalmente impensada pero bastante precisa, y en el momento que nos parece más adecuado, son bien entendidas.
Pero de usarlas como una jerga común e ingenua a “soltarlas” en cualquier esquina o lugar, va mucho, hay quien las dice “tan fresco como una lechuga”, como si fueran chistes o las últimas inclusiones en el Diccionario de la Real Academia.
Y ciertamente aunque ya la RAE admite léxicos como espanglish, inculturación, papamóvil, SMS, e incluso “Acojonamiento”, o como decimos los cubanos “encabronamiento”, creo que Cervantes debe estar revolcándose en su tumba cada vez que un “cubaniche” “suelta” una.
En nuestro país se oye mucho “Asere”, “Monina”, “Que bolá”. Así como otras que se usan en el lenguaje callejero. Algunas las conozco de toda la vida, pero otras van de lo sublime a… todos saben donde.
En la actualidad las madres no son madres, ahora son “puras” y un muchacho no es inteligente, más bien está “bola‘o”,”sopla‘o” o “escapa ‘o. Hoy los amigos son “socios” y “consortes”, y las mujeres “jevitas”, un carro es un “ladrillo” o una “bala”… Ya nadie facilita un encuentro amoroso, sino “pone una piedra”, y no se bebe una cerveza: “se echa una birra”.
Generalmente somos los jóvenes quienes cultivamos la jerga marginal, porque, erróneamente, pensamos que nos hace más “modernos” o tememos ser rechazados por un grupo social determinado. A veces, no comprendemos que con nuestra actitud dificultamos la comunicación entre los seres humanos.
Sin embargo, las cuasi palabras inexorablemente no cambian con el correr de los tiempos y las generaciones, y se trasmiten de padres a hijos de tal forma que no se quedan al pasar los 30 años, sino que como el conductor de la guagua nos ¨coje¨ la tercera edad en esa inculturación.
Expresarse de forma correcta no significa decir metáforas, ni locuciones “cultas” en todo momento. En reuniones informales, entre amigos, se admiten ciertas frases, sin vulgaridad permanente, porque realmente a veces ni siquiera nos damos cuenta que las usamos.
Y si alguna vez fuese decretada su prohibición, sería para nosotros un buen castigo, pues pasaríamos mucho trabajo para expresar determinadas impresiones, emociones y pasiones con las cuales a diario solemos confrontarnos. Pero ahí radica el verdadero encanto, en saber cómo hablar según el lugar y las circunstancias.
El idioma forma parte de la identidad personal y de los pueblos. Ese privilegio nos confiere gran responsabilidad, la cual debemos asumir seguros de su trascendencia. Tenemos que fomentar el buen hablar para evitar que vocablos soeces se arraiguen.

San Joaquín sin carnaval

Por: Yisel Reyes Laffita
carnaval-2013Como es normal cada año para esta fecha son días de jolgorio, de alegría y expansión. Guantanameros y visitantes arrollan al ritmo de las comparsas, cantan los anónimos estribillos del momento y disfrutan de las carrozas, los efectos pirotécnicos, el ron Puerto Palma, la cerveza, el lechón asado y todo lo que arrastra consigo el carnaval.
Sin embargo, tan esperado espectáculo, propio de las celebraciones que desde hace más de medio siglo se hacen a los patrones de las diferentes villas cubanas, dejó este año, como en otras ocasiones, a nuestro Santo sin fiestas: nuevamente se quedó San Joaquín sin carnaval.
Varias han sido las explicaciones anteriores, entre ellas la de que dependemos de algunos recursos de otras provincias, también en fiestas para estos meses, y el hecho particular de que nuestro carnaval se celebre de jueves a domingo y el 16 de agosto, día del Santo Patrón, no coincida con esos días de la semana. Pero el 2013 no tiene ese problema, el 16 es viernes.
Aunque hagan pobres intentos por no dejar pasar ese día, no es suficiente, además de que me queda el bichito de por qué si en los inicios de la programación tenía como fecha del 15 al 18 de agosto, hoy tratan el tema como si fuera secreto de Estado.
Y si bien es verdad que el Estado cubano ha cuidado y apoyado el rescate y revitalización de las fiestas populares, también lo es el hecho de que la irrupción carnavalesca, en su dimensión complementaria de patrimonio inmaterial, forma parte de una cultura tradicional y popular o folclórica, basada, especialmente en la tradición, que no se está respetando.
San Joaquín, según la tradición católica y ortodoxa, fue el padre de la Virgen María, y es conocido como el santo patrón de numerosos pueblos en América, España y las Filipinas. En Cuba lo es de algunos poblados como San Luis (Santiago de Cuba), Bayamo (Granma) y Guantánamo.
En nuestra provincia las fiestas patronales se esperan y preparan por sus habitantes durante todo el año, y es bueno reconocer que en los últimos existe cierta mejoría en la organización y proyección general del festejo, lo que incluye el serio trabajo que se ha venido realizando con las agrupaciones populares tradicionales, reteniendo el origen del barrio de éstas.
Todos quieren y esperan los paseos pintorescos, los estribillos chispeantes y los pasos de calle en las comparsas, además de las bebidas, la comida y los bailes que movilizan la parranda.
¡Y qué parranda!, porque si bien nos reconocemos como expertos bailadores de cualquier cosa, incluso hasta de un simple ritmo que fluye de hacer sonar una lata con un palo, durante las fiestas del carnaval hay uno que distingue: la conga.
Pero todo eso es parte de la tradición, los bailes, las congas, los disfraces, la unión carnavalesca de todos los que recurren al jolgorio, y de eso es de lo que no podemos olvidarnos, forman parte de la cultura de un pueblo, son expresiones visibles de su identidad.
Y los carnavales en sí mismos son eso: suma de costumbres y expresiones, aprendidas, espontáneas… y celebrar el cumpleaños del Santo Patrón el día que le corresponde forma parte de eso. Varias serán las explicaciones, pero este año no había justificación, se pudo proyectar la fiesta entorno al día 16.

¿Cómo puede ser rentable la cultura?

Puede ser rentable una función de una orquesta de guitarras? 27805-fotografia-m¿O generar utilidades un libro de poemas de un autor joven, talentoso pero desconocido? ¿Puede costearse por meses el proyecto de una puesta en escena para que el fin de semana del estreno asista solo una decena de espectadores?

Dentro del modelo de actualización económica que emprende el país, las instituciones culturales reordenan procesos, y en aras de elaborar engranajes más orgánicos muchas de estas entidades asumen dinámicas empresariales o aplican modelos de gestión que tributen a una mayor rentabilidad, o al menos aminora gastos innecesarios.

La pregunta se impone entonces: ¿Cómo puede ser rentable la cultura? Sigue leyendo

Caimanera: El camino de la estrategia

Por: Yisel REYES LAFFITA

Fotos: Cortesía de los entrevistados

“A los sueños caídos en combate por imaginar la vida”El camino (6)

Alexander Beatón, artista de la plástica, y Pedro Gutiérrez, realizador de audiovisuales se unen en un proyecto que da vida a El camino de la estrategia, muestra que discursa sobre el universo de caimanera, y lo que representa para los habitantes de ese municipio el enclave militar de la ilegal base. Sigue leyendo

Un grande de las letras en tierras guantanameras

Por: Yisel Reyes Laffita

Daniel Chavarría, Premio Nacional de Literatura 2010, daniel-chavarriay una de las figuras a la que está dedicada la Feria Internacional del Libro 2013, se presentará en Guantánamo el próximo día 8 como parte de las actividades de ese evento literario en la provincia, que se estará desarrollando desde el 6 y hasta el 10 de Marzo.

La sexta isla, Una pica en Flandes, Aquel año en Madrid, Joy, El ojo de Cibeles y, Allá ellos, son los textos del destacado creador literario al que podrá tener acceso el público guantanamero, quien además disfrutará de su presencia en la Sala de Conciertos Antonia Luisa Cabal, a las 4 de la tarde. Sigue leyendo