Venta de carros en Cuba: Se acabó el abuso, llegó la indignación

PeugeotPor: Yisel Reyes Laffita
Cuando vi los precios de los carros que supuestamente podemos comprar los cubanos no pude hacer más que reírme, realmente ahora que lo pienso no se si de la indignación o si del hecho de que ni reencarnando en una exitosa periodista del mejor periódico del mundo pueda comprarlo.
Pero lo cierto es que me reí, recuerdo que una amiga me preguntó: viste, ya te puedes comprar un carro, y le contesté si, de juguete, y a otro, que no, para qué, me gusta hacer ejercicios.
Sin embargo debo admitir que mi falta de curiosidad no es la misma de mis coterráneos pues toda una ola se ha levantado desde el pasado 3 de enero, cuando entró definitivamente en vigor el decreto que permite a los cubanos “adquirir ciclomotores de combustión interna, motocicletas, autos (…)”, y que según el catálogo que comenzó a circular, el automóvil nuevo más barato vale 91 mil pesos convertibles y el de uso más barato vale 21 mil pesos convertibles.
Como me dijo un amigo, no creo que sea necesario reproducir los numerosos sentimientos de indignación que sienten casi todos los cubanos que han podido hacerse de los precios, o sea los que están en el extranjero y pensaron que podían ayudar a su familia con algo más que una remesa mensual.
Pues el cubano de a pie está más preocupado por como llega a fin de mes y se hace de cosas más alcanzables como comida, vivienda o ropa. Porque algo hay que significar, le ronca que un carro le pueda costar a un cubano más de 200 mil CUC cuando más de la mitad de los que viven en la isla nunca han visto mil de un solo golpe.
Eso sin contar que te puede costar hasta el triple de lo que cuesta una casa, porque seamos sinceros en Cuba no hay quien tenga ese dinero, porque si lo tenía ya no vive en Cuba, y si lo tiene y aún vive ya se agenció uno moderno, pero de esos que vendieron los que cumplen misión internacionalista con carta y todo, y que les salió en menos de 40.Catálogo de venta
Sin embargo no voy a tratar de interpretar las razones de la política económica y social, porque por un lado hablamos de solucionar el problema del “deterioro acumulado en el transporte público”; es decir, otra medida -una de las tantas- que impone precios inverosímiles con el objetivo de recaudar divisas y reinvertirlas en algo que beneficie a todo el pueblo y que esta vez ha llevado a otorgarle a un Peugeot el mismo valor que un Ferrari tiene en el mercado automovilístico internacional. Y tratar de justificar las tarifas se convertiría en un arma de doble filo, así que ni lo intento.
Pero como leí en un blog de una colega, que trató de encontrarle lógica al asunto, al parecer todo está en subir el precio para sostener, en éste caso específico, el transporte público.
Pero igual, sino eres ¨deportista¨, ¨doctora¨ o ¨artista¨ no te puedes hacer ilusiones pues te pasaras unas cuantas vidas de trabajo sin tocar un medio para otra cosa, o sea, misión imposible.
Pero igual que todo después de la “furia” inicial, los ¨modelitos¨ seguirán en las tiendas muertos de la risa y el aburrimiento, solo para que las personas pasen, miren y sigan, como la mayoría de las mercancías que se pudren en las tiendas recaudadoras de divisas, creo que debemos revisar el problema con los precios, porque no vender no nos llevará a mejorar la economía y los problemas del pueblo, pero bueno, eso es solo una sugerencia.
Mientras sigo en mi bicicletita, haciendo botella y ejercicios, pensándome una vida mejor dónde soñar no me salga tan caro y comprar un carro sea más que una utopía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s