Desde este lado de la Isla

OdiseoPor Rodolfo Romero Reyes

Después de diez años de una lucha encarnada, la muerte de Héctor Villar y Aquiles el Yonqui, la idea brillante de Odiseo el chacal y la entrada del caballo rosado al interior de la muralla, la tribu urbana de los “mikis” había llegado a su fin.

Todos habían regresado a Grecia, excepto una nave que, por una maldición de los dioses, había sido condenada a vagar indefinidamente por los mares de la tierra. Fueron muchas las peripecias de Odiseo, pero solo nos referiremos a tres de las más importantes.

Inmediatamente después de defecarse en la progenitora de Poseidón, en un ataque estúpido y arrogante, la nave del chacal fue a parar a una isla donde habitaban Djs de un solo ojo, conocidos por Cíclopes.

Para salir de la isla, los reparteros, veteranos de Troya, debían participar en la fiesta anual convocada por otro Héctor, el…

Ver la entrada original 674 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s