Desde este lado de la Isla

Por Rodolfo Romero Reyes tribus urbanas

Paris, hijo de Príamo, había nacido en el seno de una familia acomodada. Desde pequeño decía que escuchaba voces y, alegando que aquello que oía eran peticiones de los Dioses, hacía que sus padres le cumplieran todos sus deseos.

En su última rabieta se le metió entre ceja y ceja la idea de tener una novia que no fuese de los alrededores acomodados de Troya, su ciudad natal. Fue así que, siguiendo los consejos de Afrodita (la diosa del confort), llegó a Grecia y conoció a la esposa de Menelao, quien por aquel entonces era el reguetonero más popular de Esparta. Enamorado perdidamente de aquella muchacha, conocida en el barrio por Helena la salvaje, decidió secuestrarla después de haberle hecho el amor en repetidas ocasiones, posiciones y lugares de Esparta.
Si bien Menelao era un tipo duro y repartero, su hermano Agamenón, Dj de Micenas, era…

Ver la entrada original 624 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s