Reabre sus puertas La Tijera

Por Arlin Alberty Loforte

El pasado 8 de marzo fueron inevitables las tensiones en el centro de la ciudad de Guantánamo. La alarma se esparcía como la pólvora: hay fuego en La Tijera. Así corría de voz en voz mientras muchos curiosos acudían pero más eran las manos para ayudar.

Un problema eléctrico causó las chispas que provocaron el siniestro afectando parte del techo y el falsotecho de una de las tiendas emblemáticas del comercio aquí, aunque gracias a la acción inmediata las pérdidas fuero mínimas.

Pero en tiempo récord, en menos de un mes, los pocos daños ocasionados en esta instalación de la red comercial TRD-Caribe, ya pasaban a ser un triste recuerdo que sacó a la luz la capacidad movilizativa de los trabajadores y la solidaridad de centros aledaños y vecinos, más allá de la rápida respuesta del cuerpo de bomberos y las autoridades del territorio.

El colectivo de 48 trabajadores entre ellos 33 mujeres y el 80 por ciento jóvenes lucía con orgullo las nuevas galas y dedicaban su esfuerzo al 50 y 51 aniversario de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) y la Organización de Pioneros José martí (OPJM), respectivamente.

Allí, con la presencia de Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en la provincia, el coronel Benigno Castillo Díaz, del Sistema Empresarial FAR y de Damián Ruiz Ponce, director general de la División Oriente-Sur de TRD-Caribe se reconocieron organismos e instituciones que ayudaron a salvaguardar los recursos, cuyas pérdidas no superaron los 300 CUC.

Entre los destacados se encontraban ETECSA, CIMEX, COPEXTEL, la Empresa Comercializadora de Medicamentos , la de Cine y la sede provincial de la Central de Trabajadores de Cuba. No se hizo esperar el agradecimiento a los vecinos del Consejo Popular Centro, a Vivienda y la Empresa de Servicios Técnicos.

Aun cuando las condiciones fueron excepcionales por unos días no dejó de brindarse atención a los clientes favoreciendo el sobrecumplimiento del plan de ventas que alcanzó el 114 por ciento, su récord histórico resultado del compromiso de los trabajadores con su objeto social.

“Los incendios siempre dejan secuelas psicológicas en el pueblo pero en esta oportunidad no sucedió así gracias a la labor del pueblo y los trabajadores de este centro”, afirmó Torres Iríbar luego de disfrutar de la presentación del poryecto cultural Apizún.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s