El rostro guantanamero del cine

Por: Yisel Reyes Laffita

Quizás no figure entre las mujeres fundadoras del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica (ICAIC), pero sí fue la primera guantanamera que honró la pantalla grande.

Sólo siete años después de crearse el ICAIC, el 24 de marzo de 1959, Adela López Legrá, nacida en el Valle de Caujerí, fue descubierta por el director de cine Humberto Solás, a quien cautivó la belleza salvaje de aquella peculiar guajira.

Manuela, Lucía, Rancheador, El Brigadista, Aquella larga noche, Polvo Rojo, Vals de la Habana Vieja, Miel para Oshún, Nada y Barrio Cuba son algunas de las películas en las que participó esta grande del séptimo arte.
A 53 años, hoy, de la fundación del ICAIC, Venceremos conversó, vía telefónica, con esta testigo fiel de la historia del cine cubano.

¿Cómo la descubre Humberto Solás?

Estaba en Baracoa recogiendo café como activista de la Federaciónde Mujeres Cubanas, y él buscaba una mujer campesina, con esos rasgos que tan bien nos definen, para hacer el mediometraje Manuela.

Yo era muy rebelde, la gente me decía que si caía en un río nadaría contra la corriente, tenía sólo segundo grado aprobado, pero eso me daba armas suficientes para salir adelante.

Sólo sé que algo en mi lo cautivó, a pesar de mi escasa educación y escolaridad. Ni siquiera podíamos hablar de vocación artística porque no tenía ninguna, pero él me enseñó y yo aprendí.

Manuela, Lucía, Miel para Oshún y Barrio Cuba son dirigidas por Humbertó Solás, ¿cuál de ellas marcó más su vida y qué significó él para usted.

Todas dejaron un pedacito en mí y yo puse mi vida en ellas, pero Lucía y Manuela significaron lo más grande, cuando las grabé estaba muy reciente el triunfo de la Revolución y me sentía como una guerrillera de verdad, era mi forma indirecta de participar en la lucha.

Tengo el defecto o la virtud, de que me entrego por completo a la actuación, y aunque no soy actriz graduada, me considero entre las reconocidas de Cuba. Y Humberto es para mí el hermano, amigo, consejero, él, junto a Adolfo Llauradó, si fueran menores que yo, diría que son como mis hijos.

¿Vivió muchos años en Guantánamo?

He vivido en muchos lugares, nací en el Valle de Caujerí pero me crié en Caimanera, de donde es mi primer hijo, sin embargo cinematográficamente hablando me descubrieron en Baracoa, y cuando nació mi segunda hija yo estaba en Moa, la tercera es de Sagua y el último de La Habana.

Ahora resido en Santiago de Cuba, es la mejor forma de estar cerca de la mayoría, de ponerme en el medio de todos, mi familia es de Guantánamo, la de mi hijo de San Luis, así que vivo en territorio neutro.
Mi hogar queda en Cuavitas, es una casa rodeada de muchos árboles de frutas, la considero mi pequeña finca.

¿Qué es lo que más extraña de Guantánamo?

Todo, a su pueblo, mi familia que la ubico en un primer plano, pero también el paisaje, soy muy amiga de la naturaleza y la de Guantánamo me encanta.

Guantánamo comenzó y se desarrolló parte de mi vida, lo más triste y lo más bello lo viví allí.

Hoy conservo con amor los reconocimientos y premios que no imaginaba, pero el más soñado no lo tengo, y es el símbolo de mi ciudad: La Fama.

Entre recuerdos que provocaron alegrías, lágrimas, añoranzas…, transcurrió la entrevista con Adela quien confiesa estar algo alejada del cine, pero nunca retirada de él.

Al término de nuestra conversación, reveló que se disponía a partir para la Sierra Maestra a filmar un largometraje en el que ahora trabaja. Y dice que al cine se lo debe todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s