Soy un disidente

Por: Yisel Reyes Laffita

Quizás muchos desconozcan que cuando iniciaba sus incursiones como escritor, una misión muy importante apartó de ese sueño a  Raúl Antonio Capote, el agente Daniel, para la Seguridad del Estado, y Pablo, para la Agencia Central de Inteligencia.

Desde ese momento su vida dio un giro muy brusco, que lo obligó, como si fuera actor de cine o televisión, a desempeñar el papel de dos personajes opuestos en una telenovela, sólo que esta no tenía nada de ficción, pues tuvo que permanecer mucho tiempo infiltrado en las filas del peor enemigo de la Revolución Cubana: el gobierno de los Estados Unidos, arriesgando su vida a cada paso, tamaña responsabilidad que cumplió con orgullo.

Hoy, el hombre, amigo, revolucionario, busca todos lo medios para desenmascarar las campañas y acciones subversivas que emprende el gobierno de Estados Unidos contra la Isla, cuyo principal blanco son los jóvenes y su arma la Cultura.

Primero, reveló su identidad en el documental Las Razones de Cuba, luego, utilizó la mejor herramienta que conoce: la palabra escrita, y su libro Enemigo, estrenado en la reciente Feria Internacional del Libro, el cual es el testimonio más fiel de los peligros que acechan a la mayor de las Antillas.

De paso por Guantánamo, presentando su texto, que hace referencia a las vivencias de este escritor en sus años de agente, con contundentes reflexiones acerca del futuro que Estados Unidos depara a Cuba, Venceremos tuvo el privilegio de conversar con él.

¿Qué lo motivó a escribir el libro?

Lo escribí en plena labor encubierta, sabía que saldría una denuncia a través de una serie que se llamaría Las Razones de Cuba, así que pedí autorización para comenzarlo en esas circunstancias.

Quería que una vez que tuviera la posibilidad de salir a la luz pública, todos conocieran cuáles son los planes del gobierno de Estados Unidos dirigido a la juventud cubana, que es hoy el blanco principal de su trabajo.

Había escuchado decir a muchos oficiales en la CIA que la guerra con la dirección histórica de la Revolución estaba perdida, así que la única forma de derrotarnos, según ellos, sería precisamente centrando sus fuerzas contra los jóvenes, pues si logran cambiar la manera de pensar de los nietos de la Revolución tendrían la batalla ganada.

¿Por qué el titulo Enemigo?

Porque engloba todo lo que significa para nosotros la palabra enemigo, la historia parte de que muchas veces cuando utilizamos este concepto, no siempre se hace de la mejor forma, ni de la manera más coherente.

Le explicamos a nuestros hijos, que son los jóvenes de hoy, qué cosa es el capitalismo, y lo está diciendo una generación que tampoco conoció ese sistema, y a veces los métodos que usamos o la manera en que lo hacemos tiende a que la gente no nos quiera escuchar y no comprenda de qué se trata realmente el peligro.

Así que quise utilizar el título Enemigo, usando la palabra a la que siempre se recurre en diferentes escenarios, cuando se dice que la culpa la tiene el enemigo o eso se debe a que el enemigo hizo tal cosa.

Con la palabra enemigo pasa algo similar que con disidente

Sí, en ocasiones monopolizamos conceptos o palabras que tienen muchas acepciones, por ejemplo una de las de enemigo es disidente, actualmente muy “famosa” en Cuba, sin embargo el principal significado de disentir es no estar de acuerdo con algo o alguien.

Por eso disidentes somos nosotros, que pertenecemos a una nación socialista en medio de un mundo en el que impera la cultura capitalista y disentimos de ella con nuestro pensamiento revolucionario, que además es inconforme, porque si no lo fuera no sería revolucionario, por tanto soy un eterno disidente y lo reconozco.

Los que mal se auto titulan así son sólo gente al servicio de una potencia extranjera, no personas que realmente quieran cambiar las cosas en Cuba para mejorar, lo que hacen es por dinero.

Ese es un ejemplo de ciertos conceptos que se le atribuyen a algunas palabras, como oposición; en Cuba no hay oposición ni existe tal “disidencia”. Tratan de tergiversar y politizar términos que nos pertenecen por derecho propio.

Cómo se sintió escribiendo un libro, en el que todos debían entender el sentimiento de una persona, cuando vivía la vida de tres.

Uno de los momentos más difíciles de mi trabajo estuvo realmente al inicio, porque Raúl es una persona que no sabe esconder sus sentimientos, me pongo rojo si digo una mentira, y me preguntaba: cómo puedo engañar a personas tan bien preparadas de la CIA.

Ahí era cuando me daba fuerzas diciendo: bueno Raúl no puede, pero Daniel debe hacerlo. Pablo era el hombre que tenía que compartir noches y días con gente que eran enemigos de la Revolución, que sienten un odio acérrimo contra Cuba y que lo comprobaban las 24 horas del día.

En algún punto éramos lo mismo, Daniel salvaba a Pablo para que no pereciera en medio de tanta basura, y Raúl estaba atrás defendiéndolos con su patriotismo, porque no soy más que un cubano común y corriente.

El libro tiene precisamente esa pasión, no sé si será su principal defecto o virtud, pero sí está escrito desde ese ardor, de una persona que quiere que el mundo sepa lo que está pasando.

Enemigo, es principalmente para los jóvenes, que aunque no estén en su lugar se mantienen tan fuertes como usted.

Creo en los jóvenes, cuando escucho hablar de ellos como si fueran el lado vulnerable me lleno de indignación, porque no comparto ese criterio para nada, cada generación tiene su forma de ser, y de ser revolucionario, por lo que confío profundamente en ellos.

Lo comprobé durante el recorrido que hicimos por la Isla después que salimos a la luz pública en Razones de Cuba, que comenzó precisamente por Guantánamo donde visitamos muchas escuelas.

En los encuentros nos echaban papelitos en los bolsillos y cuando los leíamos  muchos decían: qué tengo que hacer para pertenecer a la Seguridad del Estado, nombre, dirección y teléfono. Y esos son los jóvenes nuestros, inquietos e inconformes por naturaleza, gente que cuestiona, que se preocupa.

En esa oportunidad nos reunimos con más de 80 mil jóvenes de todo el país, eso me da argumentos suficientes para decir con toda la fe del mundo, que nuestra Revolución tiene su continuidad asegurada.

Anuncios

Un comentario el “Soy un disidente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s